Intercambiar es hacer un cambio recíproco de una cosa por otra. Y cuando un intercambio va más allá, es decir, es parte de un proyecto europeo, aún se enriquece todavía más. 

Los alumnos de 1º de Bachillerato estuvieron la semana del 1 al 5 de abril en Ieper, una pequeña ciudad al norte de Bélgica. Allí, tuvieron la oportunidad de intercambiar su cultura, idioma, costumbres, comidas, entretenimientos y amistad con alumnos belgas, noruegos, italianos y neerlandeses.

Y en un intercambio todos ganamos, porque la reciprocidad hace que todos hayamos venido con algo diferente a lo que nos llevamos y que hayamos dejado parte de nosotros también en el camino.

Gracias a todos los que habéis participado y hecho posible esta experiencia que, esperamos, haya sido enriquecedora e inolvidable.