Home / Actualidad / Martes de preparación para la fiesta de San Antonio María Gianelli

 

En 1812, cuando aún contaba con veintitrés años de edad, se le concedió un permiso especial para ser ordenado sacerdote, dos años antes de la edad canónica requerida. Aunque el Padre Antonio se dedicaba a su labor docente, también dedicó gran parte de su tiempo a la labor de la predicación y el hospedaje de misiones que se tradujo en una gran conversión de almas. Pero Gianelli no abandonaba sus labores ordinarias y funciones como sacerdote, de hecho, a menudo, estaba en su confesionario durante muchas horas con el fin de dar cabida a la cantidad de  personas  que acudían a él en busca de ayuda espiritual. Impartió retórica en las Escuelas Pías de Cárcare con tan buenos resultados que el cardenal le encargó la cátedra de esa disciplina en el seminario de Génova. Diez años de docencia marcados por una clara consigna para los futuros sacerdotes: «Sean doctos, sí, pero sobre todo santos».

 

Comparte